Los árboles y mis perros

No sé si te ha pasado. A mí me sucede a menudo. Cada vez que no puedo más y que siento que la presión del trabajo me rebasa y hace estragos en mi cuerpo, busco refugio entre los árboles.
Cuando estoy ahí, abrigado bajos sus ramas, todo parece detenerse un momento. Es como si mi cabeza fuera un pintarrón atiborrado de letras, y, de la nada, cogiera un borrador que las desaparece.
Así se van los pensamientos que acumulé durante el día.
Es entonces cuando pienso en los personajes de las historias que quiero contar o en las situaciones que enfrentan. También pienso en los perros que he tenido como compañeros y en los días que paseaba con ellos bajo estos mismos árboles.
Cuando salgo de entre los árboles y vuelvo a la vida diaria me prometo no pasar mucho tiempo lejos de ellos. A veces lo cumplo. Otras no. Y es cuando la historia se vuelve a repetir.

Processed with VSCO with f2 preset
Processed with VSCO with f2 preset

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s