Bokeh

— Los galeses tienen una palabra. Hiraeth. Profunda pena por un hogar al que no puedes regresar. Cuando era un hombre joven dejé a mi esposa y a mi hijo pequeño para ganarme la vida. Estuve en los mares durante meses. Cuando regresé, nada era igual. Mi hijo era un muchacho y mi esposa no era la mujer que yo había dejado. Me senté en mi propia casa y no pertenecía.

— ¿Ella lo dejó?

— No fue necesario. Ella ya estaba ausente. Pero pronto pasé más y más tiempo en alta mar.

— ¿No podía hacer nada al respecto? ¿Acaso eso es justo?

— El mundo es el mundo. No puedes culparlo por no comportarse como crees que debería.

— Entonces, ¿no cree que algo nos condujo hasta aquí para que nos encontremos?

— No tenemos influencia en la voluntad de Dios. Su plan para nosotros es que existamos en el mundo que ha creado para nosotros, no que existamos en su mundo.

— Si eso es verdad, entonces… realmente estamos solos.

— Hay otro significado de Hiraeth. El anhelo por un hogar predestinado. Quizá un hogar que nunca existió.

— Entonces nada importa. Incluso si Dios existe, nos ha abandonado.

— Tú, ser humano, avanza. Y al final, la pregunta de si dios existe es intrascendente. Si hay un plan, estamos predestinados a encajar en él. Y si no hay ningún plan estamos solos en nuestro sustento y ninguna mano grandiosa nos sostendrá.

Extractos de la película Bokeh.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s