Animal verdadero.

Ahí estaba la huella de un terror innombrable, algo de lo que nadie quiso hablar, la memoria de un mundo que terminó ese mismo día. Esa memoria regresa como el golpe inesperado que te pega en la cara, te rompe la nariz y te saca la sangre y no tienes papel o toalla a la mano para detener la hemorragia. Un golpe para ensuciarte la ropay la mente, un fantasma que solo han visto los viejos como yo.


Él prometió regresar por ellos, prometió construir una casa para ellos, donde pudieran ser felices como dicen que sus abuelos lo fueron en otros tiempos. El buen chico que se fue a Alaska cuando tenía veintiún años no da señales de vida desde hace un par de meses.


El estacionamiento está vacío. Las ramas poco a poco invaden el cemento, indispuestas a negociar con la civilización.


— Aquí donde me ve, yo no soy libre. Imagínese que tengo una cadena que me agarra del tobillo. Una cadena invisible y muy larga. Si le dijera lo larga que es, se sorprendería […]. Mi cadena me lleva a una mujer.


— Hay quienes opinan que el color es un obstáculo, que demasiados colores nos distraen de lo que importa.


— Con las películas en blanco y negro uno aprende a ver toda la gama. […] Hay  muchos negros, incluso muchos blancos. Todos se funden en algún punto. Hay un punto en el que se encuentran el negro y el blanco.


— Puede ser una locura olvidarlo todo, ¿no? Pero hay momentos en que necesitamos olvidar más que recordar. Pero a nadie le gusta el olvido.


El juego ha terminado, ya lo podemos creer. Es mediodía y el sol nos golpea la vista cuando miramos hacia arriba. Tengo el presentimiento de que el juego va a seguir con o sin nosotros.


— Me molesta esa superioridad moral de los que se quedan donde nacieron. ES como esa gente que tiene sueños cuando es joven. De joven todo mundo cree que va a poder hace lo que se le antoje. Y todo el mundo se cree mejor hasta que llega la hora de hacer lo que se supone que ibas a hacer. Y entonces todo se va al diablo. Lo que eres capaz de hacer no se parece a lo que creías que podías hacer.


ANIMAL VERDADERO. Rafael Villegas.
Photo by Lauren Coleman on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s