Soy mi padre.

Soy mi padre cuando apago ventiladores y luces durante el día, y en su lugar levanto persianas y abro ventanas.

Soy mi padre cuando antes de salir de casa reviso que todas las lámparas estén apagadas y las ventanas cerradas.

Soy mi padre cuando por las noches me levanto de la cama y bajo a la cocina a revisar las llaves del gas y a desconectar el horno.

Soy mi padre cuando antes de salir de vacaciones recorro la casa, apago el boiler y desconecto todo.

Soy mi padre cuando alguna puerta de casa rechina al abrirla y le aplico unas gotas de aceite.

Soy mi padre cuando me inquieto porque la bomba de casa no se detiene, y reviso el aljíber, y purgo la bomba.

Soy mi padre cuando intento reparar una chapa y al final me sobran piezas.

Soy mi padre cuando le bajo la intensidad al termostato para ahorrar un poco de gas.

Soy mi padre cuando por las noches me siento a la mesa a comer un plato de frijoles en el silencio de casa.

Soy mi padre cuando cojo la caja de herramientas de casa y, con un desarmador o unas pinzas, resuelvo algo que ocupaba atención.

Soy mi padre cuando estaciono el carro en casa de mi abuela y camino hasta el centro, por las mismas calles que él recorrió.

Soy mi padre cuando estaciono el carro y le pongo bastón al volante.

Soy mi padre cuando procuro la sombra mientras camino por la banqueta.

Soy mi padre cuando disminuyo la velocidad de mis pasos al pasar sobre una rampa de cochera.

Soy mi padre cuando el calor me agobia y bebo agua a la sombra de un árbol.

Soy mi padre cuando pongo alguna basura en el bolsillo de mi pantalón hasta llegar a casa o encontrar un bote en la calle.

Soy mi padre cuando llego del trabajo y voy al cuarto de mi hijo para ver que todo esté bien.

Soy mi padre cuando despierto temprano, antes que mi esposa y mi hijo, y salgo de casa sin despertarlos.

Soy mi padre cuando pago puntualmente la luz de casa.

Soy mi padre cuando pago mis impuestos (no siempre puntualmente).

Soy mi padre cuando cojo uno de sus pañuelos y me limpio el sudor del rostro, y de la amplia frente que me heredó.

Soy mi padre cuando decido no vestir tal o cual camisa en un día cualquiera porque pienso que es mejor guardarla para una ocasión especial.

Soy mi padre cuando platico las anécdotas que él mismo me contó.

Soy mi padre cuando guardo silencio y no hablo con nadie porque estoy molesto.

Soy mi padre cuando levanto la voz y le grito a todos porque estoy molesto.

Soy mi padre cuando trato de hacer las cosas derechas, sin chingarme a nadie.

Soy mi padre cuando me esfuerzo por contener las lágrimas al recordar a mi padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s